Diferencia entre pasivos y activos: claves y consejos

Valorar

En el ámbito financiero, es común escuchar los términos "pasivos" y "activos", pero muchas veces no se comprende completamente su significado y diferencia. Es importante entender estos conceptos para tomar decisiones financieras más informadas y poder alcanzar la estabilidad económica.

Exploraremos en detalle la diferencia entre pasivos y activos y cómo identificarlos en nuestra vida cotidiana. También ofreceremos consejos prácticos para reducir los pasivos y aumentar los activos, permitiéndonos construir una base sólida para nuestra salud financiera. ¡Sigue leyendo para descubrir cómo mejorar tus finanzas personales y lograr una mejor calidad de vida!

Índice
  1. Los activos son recursos o propiedades que generan ingresos o valor, mientras que los pasivos son obligaciones o deudas que generan gastos
  2. Los activos aumentan tu patrimonio neto, mientras que los pasivos lo disminuyen
  3. Para aumentar tus activos, debes invertir en activos que generen ingresos, como propiedades, acciones o negocios
  4. Para reducir tus pasivos, debes pagar tus deudas a tiempo y evitar adquirir nuevas deudas innecesarias
  5. Es importante tener un equilibrio entre activos y pasivos para mantener una buena salud financiera
  6. Una buena estrategia es convertir tus pasivos en activos, por ejemplo, utilizar un préstamo para invertir en un negocio que genere ingresos
  7. También es importante diversificar tus activos, no poner todos tus huevos en una sola canasta
  8. Conocer la diferencia entre activos y pasivos te permitirá tomar decisiones financieras más informadas y alcanzar tus metas financieras
  9. Preguntas frecuentes

Los activos son recursos o propiedades que generan ingresos o valor, mientras que los pasivos son obligaciones o deudas que generan gastos

Es importante entender la diferencia entre activos y pasivos para tener un mejor control de nuestras finanzas personales y empresariales. A menudo, estas dos palabras se confunden o se utilizan indistintamente, pero en realidad representan conceptos muy diferentes.

Activos:

Los activos son recursos o propiedades que poseemos y que generan ingresos o tienen el potencial de generar valor en el futuro. Estos pueden ser tanto tangibles como intangibles.

Fotografía de alimentos vs fotografía de naturaleza: guía completaFotografía de alimentos vs fotografía de naturaleza: guía completa
  • Tangibles: Son los activos físicos, como bienes raíces, vehículos, inventario, maquinaria, entre otros. Estos activos pueden ser utilizados para generar ingresos a través de su uso o alquilándolos a otros.
  • Intangibles: Son los activos no físicos, como patentes, marcas registradas, derechos de autor, conocimientos técnicos, entre otros. Estos activos pueden generar ingresos a través de su explotación o mediante acuerdos de licencia o franquicia.

Los activos representan un valor económico y tienen la capacidad de generar ingresos o aumentar su valor con el tiempo. Son una fuente de riqueza y nos permiten tener una base financiera sólida.

Pasivos:

Por otro lado, los pasivos son obligaciones o deudas que tenemos y que generan gastos o salidas de dinero. Estos pueden ser tanto a corto como a largo plazo.

  • Pasivos a corto plazo: Son las deudas que deben pagarse en un plazo menor a un año, como préstamos personales, tarjetas de crédito, facturas pendientes, entre otros. Estos pasivos pueden generar gastos en forma de intereses o comisiones.
  • Pasivos a largo plazo: Son las deudas que deben pagarse en un plazo mayor a un año, como hipotecas, préstamos empresariales, financiamientos, entre otros. Estos pasivos también generan gastos en forma de intereses durante todo el plazo de pago.

Los pasivos representan compromisos financieros y generan gastos en forma de pagos de intereses o amortizaciones. Son una carga económica y pueden afectar nuestra estabilidad financiera si no se gestionan adecuadamente.

Es importante tener una buena gestión de nuestros activos y pasivos para lograr un equilibrio financiero. En general, se busca tener más activos que pasivos, ya que esto indica una situación económica saludable y una mayor capacidad de generar ingresos y riqueza.

Zumo vs. Jugo: ¿Cuál es la diferencia y cuál es mejor para tu salud?

Entender la diferencia entre activos y pasivos es fundamental para tener una buena salud financiera. Debemos enfocarnos en aumentar nuestros activos y reducir nuestros pasivos para lograr una mayor estabilidad y prosperidad económica.

Los activos aumentan tu patrimonio neto, mientras que los pasivos lo disminuyen

Es importante entender la diferencia entre los activos y los pasivos para poder tener una gestión financiera adecuada. En términos simples, los activos son aquellas cosas que poseemos y que nos generan ingresos o aumentan nuestro patrimonio neto, mientras que los pasivos son todas aquellas obligaciones o deudas que tenemos y que disminuyen nuestro patrimonio neto.

¿Qué son los activos?

Los activos son todos aquellos bienes o propiedades que poseemos y que tienen un valor económico. Estos pueden estar en forma de dinero en efectivo, inversiones, propiedades inmobiliarias, vehículos, acciones, entre otros. La característica principal de los activos es que generan ingresos o aumentan de valor con el tiempo.

Por ejemplo, si tenemos una casa que alquilamos, esto se considera un activo, ya que nos genera ingresos de forma regular. De la misma manera, si tenemos acciones en una empresa y estas aumentan de valor, también se consideran activos, ya que están generando un aumento en nuestro patrimonio neto.

Voltios y Amperios: Diferencias y Explicación en la Electricidad

¿Qué son los pasivos?

Los pasivos, por otro lado, son todas aquellas obligaciones o deudas que tenemos. Estos pueden ser préstamos, hipotecas, tarjetas de crédito, entre otros. La característica principal de los pasivos es que disminuyen nuestro patrimonio neto, ya que representan salidas de dinero de nuestra economía.

Por ejemplo, si tenemos una deuda con el banco por un préstamo, esto se considera un pasivo, ya que estamos obligados a devolver ese dinero más los intereses correspondientes. De la misma manera, si tenemos una tarjeta de crédito con un saldo pendiente, esto también se considera un pasivo, ya que tenemos una deuda que debemos pagar.

Claves y consejos para gestionar los activos y los pasivos

  • Mantén un equilibrio entre los activos y los pasivos. Es importante tener más activos que pasivos para poder aumentar nuestro patrimonio neto.
  • Analiza tus activos y pasivos regularmente. Revisa cuáles están generando ingresos o aumentando de valor, y cuáles están generando salidas de dinero. Esto te ayudará a tomar decisiones financieras más acertadas.
  • Busca formas de aumentar tus activos. Puedes invertir en bienes raíces, en el mercado de valores, o incluso emprender un negocio propio. Cuanto más activos generadores de ingresos tengas, mejor será tu situación financiera.
  • Reduce tus pasivos. Trata de pagar tus deudas lo más pronto posible y evita adquirir nuevas deudas innecesarias. Esto te permitirá tener más dinero disponible para invertir en activos.
  • Educa tu mente financiera. Aprende sobre inversiones, estrategias de ahorro y gestión del dinero. Cuanto más conocimiento tengas, mejor podrás tomar decisiones financieras inteligentes.

Los activos son aquellas cosas que nos generan ingresos o aumentan nuestro patrimonio neto, mientras que los pasivos representan obligaciones o deudas que disminuyen nuestro patrimonio neto. Para tener una gestión financiera adecuada, es importante tener más activos que pasivos y buscar constantemente formas de aumentar nuestros activos y reducir nuestros pasivos.

Para aumentar tus activos, debes invertir en activos que generen ingresos, como propiedades, acciones o negocios

En el mundo financiero, es fundamental entender la diferencia entre pasivos y activos para poder tomar decisiones inteligentes y alcanzar la estabilidad económica. Aunque ambos términos son comunes en el ámbito financiero, muchas veces se confunden y se utilizan de manera incorrecta.

Los activos son aquellos bienes o inversiones que generan ingresos y tienen valor económico. Estos pueden ser tangibles, como propiedades, acciones o negocios, o intangibles, como derechos de autor o patentes. La característica principal de los activos es que pueden generar flujo de efectivo y aumentar su valor con el tiempo.

Por otro lado, los pasivos son las obligaciones o deudas que una persona o empresa tiene que pagar en el futuro. Estos no generan ingresos y, en la mayoría de los casos, disminuyen el patrimonio neto. Algunos ejemplos de pasivos son los préstamos hipotecarios, las tarjetas de crédito o los pagos a proveedores.

La importancia de invertir en activos

Si quieres aumentar tus activos y mejorar tu situación financiera, es esencial invertir en activos que generen ingresos. Estos activos te permitirán generar un flujo de efectivo constante y aumentar tu patrimonio neto a largo plazo.

La inversión en propiedades puede ser una excelente opción para generar ingresos pasivos. Al comprar un inmueble para alquilarlo, estarás generando ingresos mes a mes y aumentando tu patrimonio con el tiempo. Además, el valor de la propiedad puede incrementarse y brindarte una ganancia adicional si decides venderla en el futuro.

Otra forma de invertir en activos es a través de la compra de acciones. Al adquirir acciones de una empresa, te conviertes en propietario de una parte de la misma y puedes beneficiarte de los dividendos que reparte. Además, si la empresa tiene un buen desempeño, es posible que el valor de las acciones aumente, lo que te permitirá obtener ganancias si decides venderlas.

Consejos para aumentar tus activos

  1. Busca oportunidades de inversión que generen ingresos pasivos y tengan potencial de crecimiento.
  2. Diversifica tus inversiones para reducir el riesgo. No pongas todos tus huevos en la misma canasta.
  3. Infórmate y adquiere conocimientos sobre diferentes opciones de inversión. Esto te ayudará a tomar decisiones más informadas y evitar posibles estafas.
  4. Establece metas financieras realistas y elabora un plan de acción para alcanzarlas.
  5. Mantén un control y seguimiento de tus inversiones. Revisa regularmente su desempeño y realiza ajustes si es necesario.
  6. Considera la ayuda de un asesor financiero para tomar decisiones más acertadas y maximizar tus inversiones.

La diferencia entre pasivos y activos radica en su capacidad para generar ingresos y aumentar el patrimonio neto. Si quieres mejorar tu situación financiera, es importante invertir en activos que generen ingresos y tener un plan financiero bien estructurado. Sigue estos consejos y estarás en el camino correcto para aumentar tus activos y alcanzar la estabilidad económica.

Para reducir tus pasivos, debes pagar tus deudas a tiempo y evitar adquirir nuevas deudas innecesarias

Los pasivos y los activos son dos conceptos financieros fundamentales que debemos comprender para tener una buena gestión de nuestras finanzas personales. La diferencia entre ambos radica en su efecto en nuestra situación financiera.

Pasivos

Los pasivos son todas aquellas obligaciones económicas que tenemos con terceros y que nos generan una salida de dinero. Estos pueden ser deudas, préstamos, hipotecas, tarjetas de crédito, entre otros. Son todos aquellos compromisos financieros que debemos cumplir.

Es importante tener en cuenta que no todos los pasivos son necesariamente malos. Por ejemplo, si adquirimos una deuda para invertir en un negocio que nos genera ingresos, esta deuda puede considerarse como un pasivo bueno. Sin embargo, la mayoría de las veces, los pasivos suelen ser un lastre para nuestra situación financiera.

Para reducir tus pasivos, debes pagar tus deudas a tiempo y evitar adquirir nuevas deudas innecesarias. Esto implica tener un control riguroso de tus gastos, priorizar el ahorro y evitar el consumo excesivo.

Activos

Los activos, por otro lado, son todos aquellos bienes o inversiones que generan ingresos o se valorizan con el tiempo. Estos pueden ser propiedades, acciones, bonos, fondos de inversión, negocios, entre otros.

El objetivo de los activos es generar ingresos o aumentar nuestro patrimonio. A diferencia de los pasivos, los activos nos proporcionan un flujo positivo de dinero y nos permiten aumentar nuestra riqueza a largo plazo.

Es importante destacar que no todos los activos son iguales. Algunos generan ingresos pasivos, como los alquileres de propiedades, mientras que otros requieren de nuestra participación activa, como los negocios propios. La elección de los activos adecuados dependerá de nuestros objetivos financieros y de nuestra capacidad para gestionarlos.

La diferencia entre pasivos y activos radica en su efecto en nuestra situación financiera. Los pasivos nos generan salidas de dinero y nos hacen más pobres, mientras que los activos nos generan ingresos y nos hacen más ricos. Por lo tanto, es fundamental reducir nuestros pasivos y aumentar nuestros activos para lograr una buena salud financiera.

Es importante tener un equilibrio entre activos y pasivos para mantener una buena salud financiera

En el ámbito de las finanzas personales, es esencial entender la diferencia entre activos y pasivos. Estos dos términos juegan un papel crucial en nuestra salud financiera y pueden determinar en gran medida nuestro bienestar económico a largo plazo.

Activos

Los activos son aquellos elementos que generan ingresos o tienen el potencial de generarlos en el futuro. Son recursos que poseemos y que tienen un valor económico. Los activos pueden ser tangibles, como una propiedad inmobiliaria o un vehículo, o intangibles, como acciones en una empresa o derechos de autor.

La clave para entender los activos es que nos generen un flujo de efectivo positivo. Esto significa que, además de tener un valor intrínseco, deben ser capaces de generar ingresos recurrentes o apreciarse en valor con el tiempo.

Algunos ejemplos comunes de activos incluyen:

  • Propiedades inmobiliarias que se alquilan y generan ingresos mensuales.
  • Inversiones en acciones o bonos que pagan dividendos o intereses.
  • Negocios propios que generan ganancias.
  • Propiedades que se valorizan con el tiempo y pueden venderse con ganancias.

Tener activos sólidos y diversificados es fundamental para construir riqueza a largo plazo. Estos activos pueden proporcionar una fuente de ingresos pasivos, lo que nos permite tener una mayor estabilidad financiera y opciones de crecimiento.

Pasivos

Por otro lado, los pasivos son aquellos elementos que generan gastos o requieren de un flujo de efectivo para mantenerlos. Son obligaciones financieras que debemos cubrir periódicamente y que no generan ingresos por sí mismos.

Los pasivos pueden ser préstamos, deudas o gastos recurrentes que no nos generan ningún tipo de retorno económico. A diferencia de los activos, los pasivos nos restan riqueza y nos hacen depender de un flujo de efectivo para cubrirlos.

Algunos ejemplos comunes de pasivos incluyen:

  1. Hipotecas o préstamos para la compra de una vivienda.
  2. Préstamos estudiantiles.
  3. Tarjetas de crédito con saldos pendientes.
  4. Gastos recurrentes como servicios públicos o suscripciones.

Tener demasiados pasivos puede ser un obstáculo para nuestra seguridad financiera. Estos gastos recurrentes pueden limitar nuestra capacidad de ahorro, inversión y crecimiento económico. Es importante minimizar los pasivos y buscar formas de convertirlos en activos que generen ingresos.

La diferencia entre activos y pasivos radica en su capacidad para generar ingresos o gastos. Los activos nos proporcionan una base sólida para construir riqueza y generar ingresos pasivos, mientras que los pasivos nos restan riqueza y nos hacen depender de un flujo de efectivo para cubrirlos. Mantener un equilibrio entre activos y pasivos es esencial para mantener una buena salud financiera y alcanzar nuestros objetivos económicos.

Una buena estrategia es convertir tus pasivos en activos, por ejemplo, utilizar un préstamo para invertir en un negocio que genere ingresos

Una de las claves para alcanzar la libertad financiera y construir un patrimonio sólido es entender la diferencia entre pasivos y activos. En términos simples, los activos son aquellas inversiones o bienes que generan ingresos o se aprecian con el tiempo, mientras que los pasivos son gastos o deudas que disminuyen tu patrimonio.

Una buena estrategia para mejorar tu situación financiera es convertir tus pasivos en activos. Esto significa utilizar los recursos que tienes disponibles, como un préstamo, para invertir en un negocio o activo que genere ingresos. Al hacer esto, estás cambiando una deuda (pasivo) por una inversión que te permitirá aumentar tu patrimonio (activo).

Claves para convertir tus pasivos en activos

  1. Educación financiera: Antes de tomar cualquier decisión, es fundamental que adquieras conocimientos sobre finanzas personales e inversiones. Esto te permitirá tomar decisiones informadas y minimizar los riesgos.
  2. Análisis de riesgo y rentabilidad: Antes de invertir, es importante analizar el riesgo y la rentabilidad potencial de la inversión. Evalúa cuidadosamente los posibles beneficios y riesgos antes de tomar una decisión.
  3. Diversificación: No pongas todos tus huevos en una sola canasta. Diversifica tus inversiones para reducir el riesgo y aumentar tus posibilidades de obtener rendimientos positivos.
  4. Planificación a largo plazo: Tener una visión a largo plazo es crucial para convertir tus pasivos en activos. Establece metas financieras claras y desarrolla un plan de acción para alcanzarlas.

Consejos para convertir tus pasivos en activos

  • Invierte en formación: El conocimiento es poder. Invierte en tu educación y aprende habilidades que te permitan generar ingresos adicionales.
  • Emprende un negocio: Utiliza tus habilidades y recursos para iniciar tu propio negocio. De esta manera, podrás generar ingresos y tener control sobre tu propio destino financiero.
  • Invierte en activos que generen ingresos pasivos: Busca inversiones que te permitan generar ingresos de manera constante, como propiedades de alquiler, acciones o fondos de inversión.
  • Reduce tus gastos: Identifica y elimina gastos innecesarios para liberar recursos que puedas utilizar para invertir en activos.
  • Busca oportunidades de negocio: Mantente atento a oportunidades de inversión o negocios que puedan generar ingresos adicionales.

Convertir tus pasivos en activos es una estrategia clave para mejorar tu situación financiera y construir un patrimonio sólido. Educación financiera, análisis de riesgo y rentabilidad, diversificación y planificación a largo plazo son algunos de los aspectos clave que debes considerar. Además, invertir en formación, emprender un negocio, buscar activos que generen ingresos pasivos, reducir gastos y estar atento a oportunidades de negocio son consejos prácticos para lograrlo.

También es importante diversificar tus activos, no poner todos tus huevos en una sola canasta

Es fundamental comprender la diferencia entre pasivos y activos cuando se trata de administrar nuestras finanzas personales. Muchas veces, confundimos estos términos y esto puede llevarnos a tomar decisiones financieras equivocadas.

¿Qué son los pasivos?

Los pasivos son aquellos elementos o bienes que generan gastos y no generan ingresos. Es decir, son todas aquellas deudas o compromisos financieros que adquirimos y que nos restan capital. Algunos ejemplos comunes de pasivos son:

  • Créditos hipotecarios
  • Préstamos personales
  • Deudas de tarjetas de crédito
  • Pagos mensuales de servicios

Es importante tener en cuenta que los pasivos no son necesariamente malos, ya que muchos de ellos nos permiten adquirir bienes o servicios necesarios en nuestra vida cotidiana. Sin embargo, es fundamental tener un buen control sobre ellos y evitar adquirir deudas innecesarias.

¿Qué son los activos?

Los activos, por otro lado, son aquellos elementos o bienes que generan ingresos y aumentan nuestro patrimonio. Es decir, son aquellos recursos que nos proporcionan ganancias o beneficios económicos. Algunos ejemplos de activos pueden ser:

  1. Inversiones en bolsa o mercado de valores
  2. Bienes raíces que generan rentas
  3. Negocios o emprendimientos propios
  4. Cuentas de ahorro o inversiones que generan intereses

Es importante tener en cuenta que los activos nos permiten generar ingresos pasivos, es decir, ingresos que se generan de forma automática sin la necesidad de trabajar activamente por ellos. Esto nos brinda una mayor estabilidad financiera y nos ayuda a alcanzar nuestros objetivos económicos a largo plazo.

Consejo: Una buena estrategia financiera es diversificar nuestros activos, es decir, no poner todos nuestros huevos en una sola canasta. Esto implica invertir en diferentes tipos de activos para reducir el riesgo y aumentar nuestras posibilidades de obtener ganancias.

Es importante comprender la diferencia entre pasivos y activos para poder tomar decisiones financieras acertadas. Los pasivos son aquellos elementos que generan gastos y disminuyen nuestro capital, mientras que los activos son aquellos que generan ingresos y aumentan nuestro patrimonio. Diversificar nuestros activos nos ayuda a obtener una mejor estabilidad financiera y alcanzar nuestros objetivos económicos.

Conocer la diferencia entre activos y pasivos te permitirá tomar decisiones financieras más informadas y alcanzar tus metas financieras

Al hablar de finanzas personales, es fundamental comprender la diferencia entre activos y pasivos. Estos términos son clave para poder tomar decisiones financieras informadas y lograr alcanzar nuestras metas económicas.

¿Qué son los activos?

Los activos son todos aquellos bienes o recursos que poseemos y que tienen un valor económico. Estos pueden generar ingresos o aumentar su valor con el tiempo. En otras palabras, los activos son aquello que nos genera riqueza.

Algunos ejemplos de activos son:

  • Inversiones: acciones, bonos, bienes raíces, etc.
  • Negocios: cualquier emprendimiento propio que genere ingresos.
  • Propiedades: viviendas, terrenos, locales comerciales, etc.
  • Ahorros: dinero guardado en cuentas de ahorro, certificados de depósito, etc.

Es importante destacar que los activos deben generar ingresos o aumentar su valor con el tiempo para que realmente sean considerados activos. Por ejemplo, una casa que se utiliza como vivienda propia no se considera un activo, ya que no genera ingresos ni aumenta su valor.

¿Qué son los pasivos?

Los pasivos, por otro lado, son todas aquellas deudas o compromisos financieros que tenemos. Estos representan una salida de dinero de nuestro patrimonio y disminuyen nuestra riqueza.

Algunos ejemplos de pasivos son:

  • Préstamos: hipotecas, créditos personales, etc.
  • Tarjetas de crédito: deudas acumuladas por compras realizadas.
  • Créditos: deudas con proveedores, financiamiento de bienes o servicios, etc.

Es importante mencionar que no todos los pasivos son necesariamente malos. Por ejemplo, una deuda hipotecaria puede considerarse un pasivo, pero también puede ser una inversión si la propiedad se utiliza para generar ingresos.

Los activos nos generan riqueza y los pasivos nos restan riqueza. Es fundamental conocer la diferencia entre ambos para poder tomar decisiones financieras acertadas y lograr nuestras metas económicas. Recuerda que la clave está en aumentar nuestros activos y disminuir nuestros pasivos.

Preguntas frecuentes

1. ¿Qué son los pasivos?

Los pasivos son las obligaciones financieras o deudas que tiene una persona o empresa.

2. ¿Qué son los activos?

Los activos son los bienes o recursos que posee una persona o empresa y que tienen un valor económico.

3. ¿Cuál es la diferencia entre pasivos y activos?

La diferencia radica en que los pasivos representan deudas u obligaciones, mientras que los activos representan bienes o recursos.

4. ¿Cómo se puede manejar de manera efectiva los pasivos y activos?

Es importante tener un balance entre pasivos y activos, evitando acumular demasiadas deudas y buscando incrementar los activos de manera inteligente.

Perfil del autor

Santiago Jimenez
Santiago Jimenez
Santiago Jiménez es un experimentado comunicador audiovisual y realizador multimedia. Licenciado en Comunicación por la UNC y con un posgrado en Producción Audiovisual de la Universidad del Cine, Santiago cuenta con más de 15 años de experiencia en la creación de piezas y contenidos para medios digitales y televisivos.

Originario de la provincia de Córdoba, Santiago demostró una sólida inclinación por la imagen y el lenguaje audiovisual desde sus años de estudio. Tras graduarse, realizó una especialización en cine y televisión que le permitió dominar las técnicas de la comunicación audiovisual.

En su amplia trayectoria profesional se ha desempeñado como camarógrafo, editor, guionista y productor de videos institucionales, comerciales y documentales emitidos por canales de TV y plataformas web. Maneja con creatividad las nuevas tecnologías de posproducción digital.

Apasionado por generar contenidos innovadores, Santiago Jiménez continúa formándose en nuevas tendencias de la comunicación audiovisual para crear piezas originales y efectivas, adaptadas a las demandas de un público multimedia.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Diferencia entre pasivos y activos: claves y consejos puedes visitar la categoría Diferencias.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Monserrat Suárez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir

Para mejorar la experiencia del usuario, utilizamos cookies. Si deseas continuar navegando en nuestro sitio, por favor, selecciona la opción de aceptar. Más información